9 hábitos de una madre feliz

Ser mamá joven no es tarea fácil, mejor dicho, en cualquier edad, la maternidad está llena de retos.

Siempre he dicho que las mujeres tenemos ese don de sacar fuerzas cuando no queda esperanza, de ser esa columna vertebral del hogar, ser el alma de la familia.

Somo profesoras de nuestros hijos, esposas, psicólogas, amas de casa, profesiones y… mamás!

Tenemos tanto papeles tan importantes, y el ser mamá es uno de los mas retadores.

Como te lo mencioné al comienzo, no es tarea fácil, pero sin duda siempre pienso que para aliviar un poco mas la carga, tenemos que disfrutar el proceso, entender que no hay camino a la felicidad, sino que la felicidad es el camino.

Se trata de SER una madre feliz y no aparentar serlo.

Importancia de ser una mamá feliz

Tengo la certeza que si queremos atraer a nuestra vida relaciones saludables, primero debemos convertirnos en la mejor versión de una mujer sana.

Cuando hablo de relaciones sanas, me refiero a cualquier tipo de relación que tengas: relaciones de pareja, relación laboral, relaciones familiares, etc.

Todo en la vida es una decisión

Nuestro interior y nuestros pensamientos se nota en la forma de actuar, en nuestros hábitos, incluso hasta en el orden de nuestra casa.

Cuando tenemos bienestar emocional, ¡se nota!, al igual como cuando no lo tenemos y por el contrario tenemos inestabilidad emocional.

¿Quieres que tu hijo o tus hijos sean felices?, entonces empieza por ti.

Sé perfecto que la mayoría de mamitas no se quedan en casa y se ven en la necesidad de salir a trabajar como hay otras que si están en el hogar. El que hoy día seas una o la otra, no te hace mas o menos mamá.

El punto aquí no es la cantidad de horas que tengas disponible y cuales no, lo verdaderamente importante es que en el momento que tengas la disponibilidad, lo conviertas en un tiempo de calidad.

La rutina para mamás que son amas de casa, como para aquellas que salen a trabajar puede llegar a ser muy estresante y el cansancio nos puede jugar una muy mala pasada y llegar a descargar nuestras energías negativas que adquirimos durante el día con nuestros hijos.

El secreto aquí, es saber manejar la situación en el tipo de vida o rutina que manejas y saber aplicarla de la mejor manera con nuestros hijos y lo más importante SER MUJERES FELICES, porque es la única manera efectiva de saber transmitir nuestra energía positiva ¡Eso se nota!

Los niños soy muy observadores y son los primeros en observarte a ti.

No importa si eres madre ama de casa o si te toca salir a trabajar, lo importante es que seas una mamá y mujer feliz para llegar a ser esa mamá que todo niño anhelaría tener en su vida y en que en verdad sienta que tu eres la mejor mamá del mundo.

Por eso, quiero regalarte 10 tips que te ayudarán a disfrutar el proceso de ser una madre feliz a pesar de los obstáculos de la cotidianidad.

1- Reconoce tus errores: Sabemos que nadie es perfecto, y sí, somos consientes que como madres tenemos todo el derecho a equivocarnos, el problema está cuando no reconocemos delante de nuestros hijos que no somos seres perfectos y que también nos equivocamos.

Cuando una madre no reconoce sus errores y se muestra como alguien que no se equivoca, inconscientemente, su hijo puede entender que no tiene derecho a equivocarse y teme cuando lo hace.

¿Porqué? porque por lo general son madres tan exigente que hasta errores mínimos como derramar jugo sobre la mesa o cualquier otro error sin culpa, regaña fuertemente a su hijo.

Debes reconocer que te equivocas, pide perdón y de esa manera te aseguro que le transmitirás confianza a tu hijo y el lazo entre ustedes se fortalecerá cada día mas.

2- Trabaja constantemente en su bienestar emocional y espiritualidad

Chicas no somos de piedra, nos cansamos física y emocionalmente, así como alimentamos nuestro cuerpo, también debemos nutrir y alimentar nuestra alma, darle descanso de la rutina, el ver y hacer lo mismo todos los días aburre, presenciar ciertas situaciones que nos tocan y no nos gustan, van desgastando nuestro bienestar emocional.

Orar, leer contenido o libros para tener un bienestar saludable y equilibrado y mantener tu buena energía con tus hijos, esa que se puedas transmitir de la mejor manera posible

3- Saca fuerzas donde no las hay (Resiliencia)

Que fácil suena cuando nos dicen «saca fuerza donde no las hay» del dicho al hecho hay mucho trecho, dice un viejo dicho, pero chicas, si lo piensas en una manera sabia ¿Hay otra opción para seguir? en la vida todo es una decisión.

Una de las causas mas comunes por las que sentimos que no podemos seguir, es porque nos agobiamos con todo lo que debemos hacer en nuestro diario vivir, actividades pendientes de la casa y con tu hijo.

No solo basta decir: «hoy decido sacar fuerzas», se trata que además de decirlo, es llevarlo a cabo a la acción.

Muchas de las razones por la que nos estresamos es que no tenemos un orden de prioridades en nuestro diario vivir, entonces empezamos una semana desorganizadas y eso se refleja en el ambiente de nuestro hogar, en nuestro estado de ánimo y todo ese ambiente aunque no lo creas nos resta fuerza llevándonos al estrés, a la desesperación hasta el punto de sentir que no podemos seguir.

Mi recomendación es: toma lápiz y papel y escribe la actividades de la semana colocando como primera actividad la que tenga mayor grado de prioridad hasta terminar en la de menos prioridad. Una vez la termines, asegúrate de tenerla en un lugar visible que puedas ver y recordar todos los días.

Te darás cuenta que la organización es de vital importancia hasta en las cosas mínimas para seguir, para vivir. El ambiente, las vibras mejorarán y te ayudan aclarar el camino de la crianza.

Este punto, combinado con el anterior (Trabaja constantemente en su bienestar emocional y espiritualidad), cambia mucho el panorama de tu cotidianidad.

4- Sus problemas personales nos los saca a relucir delante de sus hijos

El ser feliz, no quiere decir que tengamos ausencia de problemas. Es que aunque tenga problemas, tengo la inteligencia emocional para saber enfrentarlo con la mejor actitud, tratando que no me afecten negativamente y mucho menos a mis hijos.

Una mamá inteligente emocionalmente, entiende que todo lo que diga y haga es observada por sus hijos y estas acciones a su vez repercutirán de manera positiva o negativa, según sea el caso.

5- Juega con sus hijos

Jugar y meterse en el papel de niños, es lo mas bonito, porque los niños se lo disfrutan muchísimo. Pienso que es una terapia para desestresarse ambos tanto la mamá como el niño. Estamos en un mundo tan agitado, que es un poco complicado ver esos espacios de juegos entre padre e hijos, pero vale la pena, vale la vida.

6- Abraza y besa a sus hijos constanmente

Este es un punto que debe ser equilibrado no hacerlo tan exagerado, pero tampoco es bueno mantener la distancia. Está comprobado que el besar y abrazar a nuestros hijos, los hará unos niños seguros emocionalmente incluso hasta en su vida adulta.

7- Sueña con calidad de tiempo, pero también busca tener calidad de vida

Para una mamá, no hay nada mas satisfactorio que tener calidad de tiempo y calidad de vida. Este tipo de mujer busca las maneras de como a pesar de sus ocupaciones diarias, puede convertir momentos pequeños en momentos inolvidables, como por ejemplo, contar una buena historia antes de dormir, tratar de buscar una buena comunicación con preguntas abiertas en donde el niño pueda expresarse.

El tener calidad de vida, incluye hacer paseos, divertirse en lugares diferentes a la hogar. Aquellas mamitas que buscar tener una calidad de vida tratar que además de sus ingresos de salario, tener un emprendimiento que le permita tener mayor calidad de vida y en algunos casos hay muchas que les ha ido tan bien, que viven de sus emprendimientos y están mas tiempos con sus familias.

La calidad de tiempo y de familia hacen hijos y familias mas felices y equilibradas.

8- Enseña con su ejemplo

Es una mamá que sabe que dependiendo de su estado de ánimo y de su bienestar emocional es lo que transmitirá a su hijo. ¿Quieres un hijo feliz? entonces haz mas de eso que te gustaría que el hiciera, por ejemplo, leer libros, orar, bailar, saber dialogar, etc.

9- Hay una relación estable con su esposo

Pienso que este es uno de los puntos mas importantes. Es muy bonito hablar de una mamá feliz, pero sabemos que un hogar totalmente feliz está conformado también por el esposo y hace parte del normal funcionamiento de un hogar sano y de unos hijos saludables.

No hay mayor felicidad para los hijos, que tener unos padres amorosos que se quieran, que tengan demostraciones de cariño delante de ellos.

Es bueno que tus hijos vean besos y abrazos tiernos entre sus padres, eso les ayuda también a su bienestar emocional y les da seguridad y muchísima felicidad.

Si en tu caso sientes que tu relación de pareja no está en el mejor momento, te invito a mejorarla haciendo clic aquí

Mamitas bellas, espero que haberte ayudado mucho, si quieres agregar otro hábito de una mamita feliz, te leo en los comentarios!!

Besos y abrazos para todas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *