10 actitudes de una mamá fuerte a pesar de la soledad.

Sabemos que nadie nació con un manual para tener la mejor familia, ni mucho menos los hijos perfectos, pero hoy entiendo que si tenemos un Dios perfecto que nos dejó muchas enseñanzas, que si desde temprana edad nos hubiésemos interesado a sus múltiples llamadas, quizás desde siempre hubiésemos tomado las mejores decisiones en nuestra vida.

Después de mucho tiempo y obstáculos, he aprendido que sin Dios no soy nada y que todo lo que he logrado no es por mi misma, sino por fortaleza que viene de El.

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sentido que no podemos seguir y que todo el esfuerzo que hemos hecho en la vida no tiene ningún sentido. Si te ha llegado a pasar, no te preocupes, es de humanos.

Lo importante es no quedarse estancados y seguir. Sé que suena fácil, porque realmente del tiempo que ocurre de subir del suelo para levantarnos, se presentan muchas trabas e inconvenientes, lo sé.

La buena noticia es que no todo está perdido y aprendí que gracias a Dios si hay un sentido en todo lo que hacemos por muy rutinario y aburrido que parezca.

Mas que ser una mujer de sueños y de querer todo para nuestro bien propio (cosa que no está mal), deberíamos preocuparnos mucho más por ser una mujer que cumple el propósito para el que ha sido creada.

Se trata de descubrir esa misión para la que Dios te ha enviado a este mundo, y eso se logra estando en mucha oración y en silencio, pues Dios habla en la calma, en el ambiente de paz.

Te estarás preguntando, pero bueno ¿ Y todo esto que tiene que ver con ser una madre fuerte? Tiene que ver y mucho. Entendí que no soy fuerte por mis propias fuerzas sino por las fuerzas que vienen de Dios, a pesar de la soledad, y de las pocas personas que tengo al lado, he visto como El ha obrado grande en mi y que si tu quieres, también lo hará en ti.

Desafortunadamente conozco muchas madres solteras, solas y desesperadas que no les ha ido bien en el amor y centran su mundo en un hombre porque lo ven como su única salvación financiera para sostenerse y otras porque sencillamente no saben estar solas.

Es un grave error pensar de esa manera, porque, aunque la soledad parezca cruel y despiadada, la he logrado ver como una gran oportunidad para crecer como mujer, buscar mi mejor versión y transmitir toda esa energía positiva para una crianza sana a mi hijo.

Decidí que mi situación actual no debe influir en la educación que merece mi hijo como cualquier niño(a) de este mundo merece.

Por eso quiero regalarte 10 actitudes que toda mamá que se encuentre criando sola a su hijo debería tener

  1. No mezclar tus emociones negativas con tu hijo(a)

Este es el error más común, lloramos, discutimos con nuestras parejas delante de nuestros hijos, sin ser conscientes el gran daño emocional y psicológico que esto puede llegar a causar en tu hijo.  ¿Sabias que los traumas que mas nos dejan marcados son las que tenemos siendo niños?

¿Qué tipo de adulto quieres educar, llorando y transmitiendo toda esa tristeza, rabia y depresión?

Sé que no es fácil, pero que tu mismo hijo sea tu motivación para mostrar tu mejor sonrisa aún en tus peores momentos.

Ojo, con esto no te digo que no llores o no te desahogues, pero hazlo si quieres con un sacerdote, tu amiga de total confianza, tu sola, pero no llores delante de tus hijos.

Siempre he dicho que una mamá que decide ser feliz tendrá hijos felices y bien educados, pues esa es la energía que estarás transmitiendo.

En otras palabras, tu paz mental y bienestar emocional, es lo que alimentará las emociones de tu hijo e irá forjando su personalidad.

2- Ser consciente que necesitas trabajar en ti para el bienestar de tu hijo

Como te lo decía en el punto anterior, ser feliz es una decisión, al igual que el amor y el perdón.

Hoy debes entender que, en cualquier tipo de relación, ya sea de pareja, laboral, con tus padres, amigos, con tus hijos, etc. Siempre debes dar lo mejor de ti, pues nadie da de lo que no tiene.

No puedo ser una mujer aburrida y amargada con la vida y pretender que mi hijo sea el número uno en sus estudios, o sea el más obediente del mundo. Sé que hay excepciones, pero en la mayoría de los casos nuestros hijos reflejan en su actuar lo que viven en sus hogares.

Nadie tiene la vida perfecta (aunque en las redes sociales solo se muestre lo perfecto), todos tenemos una cruz que cargar y una situación difícil de llevar.

Lo que te quiero decir con esto, es que a pesar de los problemas, debemos ser conscientes que siempre van a existir y que ninguna situación debe determinar tu paz mental ni mucho menos la de tu hijo.

Mi consejo: El internet es una herramienta buena y mala también que está al alcance de todos. Busca herramientas, contenido de influencers que de verdad aporten a todos los aspectos de tu vida y nútrete de sus buenos hábitos.

Buscar ser feliz siendo consiente que no hay vida perfecta y te aseguro que tu hijo lo aprenderá de ti.

3- Saber dar autoridad con amor

Actualmente tengo un hijo de 7 años y también soy docente de chicos adolescentes entre los 15 y 16 años.

Desafortunadamente hay muchos padres por no preocuparse en instruirse como aprender a educar mejor a su hijo desde casa, creen que regalando todos los gustos a su hijo y dándole la razón en todo, su hijo no lo va a amar mucho más o que está siendo la mejor mamá o papá del mundo.

El ser humano por naturaleza no le gusta que le manden a hacer cosas, no le gusta obedecer, pero es una regla de vida que debemos cumplir desde casa, en el colegio, en la vida laboral y son necesarias para mantener el orden en la sociedad.

A los chicos no les gusta que sus papás le digan lo que deben hacer y lo que no, pero es necesario los límites en nuestra vida, siempre es bueno que alguien nos diga lo que está bien y lo que no.

Al cuerpo no se le puede dar todos los gustos que quiera, porque si nos acostumbramos a dar todo lo que nos pida o a satisfacer todo lo que pase por nuestra mente, nuestra voluntad se verá debilitada y en el momento en que tengamos que decir NO a una situación desfavorable en nuestra vida, no tendremos la fuerza de voluntad suficiente para poder rechazarla.

Dicho lo anterior, ¿Te das cuenta de la importancia de colocar orden y límites a nuestra vida y la de nuestros hijos?

4- Pedir perdón y reconoces el error

Es de humano equivocarse y no está mal reconocer delante de nuestros hijos que también nos equivocamos. Es importante que tu hijo entienda que, aunque no eres la madre perfecta, te debe respetar y tener como la autoridad.

Si sientes que debes pedir perdón hazlo, te prometo que la relación se fortalecerá mucho mas y abrirá las puertas para una gran confianza entre ambos.

5- No hablar mal de su padre a tu hijo

Este es otro error bastante común en las madres que han sufrido una separación dolorosa. Sé perfecto que no es fácil, pero siempre me he preocupado por velar por el bienestar emocional de mi hijo.

Sé que ningún tipo de separación es fácil y al principio se vive un duelo de perdida parecido a la perdida de la muerte. A nadie le gusta perder en nada, pero esto hace parte de la vida, pero vuelvo y recalco, si quieres un hijo sano e inteligentemente emocionalmente, lo mejor que puedes hacer es no mezclar tus problemas de pareja con ellos.

Sé que hay casos graves y mucho en el que ellos mismos se dan cuenta del mal comportamiento de tu pareja, pero independientemente de ello que no salga de tu boca ninguna mala expresión frente a su padre, la idea es bajar su rencor y vacío frente a una situación como esta, no aumentarlo.

6- Brindar calidad de tiempo

Como madres solteras, sabemos que nos toca mas duro y debemos multiplicarnos.

Debemos hacer bien nuestros deberes del hogar, cumplir con nuestro trabajo, y además brindar calidad de tiempo a tu hijo.

A mi en lo personal me ha costado muchísimo ser eficiente en todo, hasta que entendí que no hay nada que una buena agenda no pueda solucionar.

Tengo muchas actividades diarias con las que debo cumplir y créeme que hecho mi agenda una y mil veces hasta encontrar la mejor manera en que puedo cumplir a cabalidad con todo.

Ordena tus actividades siendo la primera mas importante y la mas urgente hasta llegar a la menos prioritaria de tu lista.

Con una agenda ordenada podrás incluir tiempo con tu hijo, que por supuesto debe ser uno de los primeros puntos, porque es muy importante.

Te recomiendo que busques actividades o cursos que le puedan ayudar a su normal crecimiento, así lo alejas un poco de las pantallas y redes sociales y lo ideal es que tu siempre lo acompañes a este tipo de actividades.

También puedes hacerlo de la manera como más lo disfruten, salir a un parque, centro comercial, etc.

7- Cuidar mucho tu circulo social y relaciones

Cuando eres soltera entiendo que de cierta manera tienes mas libertad de relacionarte con amistades, pero debes tener mucho cuidado con quien te relacionas, a quien dejas entrar a tu hogar y sobre todo a quien dejas que tenga contacto directo con tu hijo.

Este último aspecto es de mucho cuidado, nunca nos debemos confiar de nadie, ni mucho menos dejarlo al cuidado de personas que estamos apenas conociendo.

Claro que puedes tener amistades, asegúrate que te nutran, que aporten a tu vida.

Pero por muy buenas que parezcan no coloques inmediatamente a tu hijo al cuidado de cualquier persona.

8- Aprender a hacer dinero sin importar si recibes ayuda o no

Creo que nuestros hijos son la mayor motivación para salir adelante.

Por eso te recomiendo que te eduques con contenido de inteligencia financiera, en donde resuelvas preguntas como estas: ¿Cómo diseñar un presupuesto?, ¿Cómo administrar mis ingresos? ¿Cómo ahorrar? ¿Cómo invertir? Y sobre todo, mira que talento tienes para que lo conviertas en un emprendimiento, que puedes empezar adicional a tu actual empleo.

9- Saber que eres humana, y a veces NO puedes con todo

Las personas fuertes también se derrumban, lloran y pueden llegar a pensar que no pueden más. Es sano llorar y es sano desahogarse, hazlo las veces que lo sientas necesario, lo que no es sano es quedarse estancada, en el suelo. Recuerda se tratar de caer y volver a levantarse las veces que sea necesario.

10- A pesar de todo no cambiarias la edad y el momento justo en el que te convertiste mamá

Cuando lo ves dormido como un angelito, sabes que a la final ha valido la pena, y que no cambiarias nada de lo que has vivido. Porque nuestros hijos son nuestra mayor bendición. Nuestra misión es hacerlo hombres y mujeres de bien, pero solo se logrará con nuestro ejemplo.

Sigue adelante, puedes ser fuerte y buena madre si así lo decides. ¡Dios te bendiga hoy y siempre!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *